Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Isabel Roldán

Una tarde de fútbol inolvidable

La gran fiesta que vivió el fútbol ecuatoriano y peruano ayer es una lección de alegría de vivir que jamás olvidaré. Durante el Mundial de Alemania tuve la oportunidad de conocer a la hinchada ecuatoriana en Madrid y ayer tuve la ocasión de compartir vivencias también con la afición peruana. Me consta, por lo que me han confesado, que el fútbol aparte de una pasión, aquí, en España, y a miles de kilómetros de su país, es una medicina contra las adversidades, contra las interminables jornadas de trabajo necesarias para salir día a día adelante.

Tanto es así que los fines de semana se disputan en Madrid nada menos que 21 ligas de ecuatorianos, colombianos, peruanos, bolivianos que mueven a unos 16.000 jugadores y en las que participa la familia entera. Hay ligas de hombres, de mujeres, de niños. Y los fines de semana el fútbol les hace más felices. Es la magia de este deporte que hace posible que ayer, una familia de peruanos, el padre, Javier, barcelonista de Etoo y Ronaldinho, la madre, Elva, atlética de Torres, y la hija, Verónica, de 12 años, madridista de Casillas y de la selección española disfruten de una tarde inolvidable de fútbol. Sin duda, se lo contarán a sus familiares de allá.