Estás leyendo

El Madrid tiene el martillo en la mano

El Madrid tiene el martillo en la mano

Esta noche se juega el Madrid-Betis y aún no se sabe quién va a televisar el partido. De momento, se juega en jueves, fruto de un cálculo sibilino destinado a que sea ofrecido en abierto por La Sexta y las autonómicas favorecidas por Mediapro, lo que vendría a derribar una de las torres de defensa de Sogecable en su guerra con Mediapro, que es el propio Real Madrid. Cada semana es obligado, por ley, ofrecer un partido en abierto. Esta semana ha habido uno el martes, el Sevilla-Espanyol, buen partido. Se ofreció para el abierto, pero se desdeñó. La estrategia es implicar al Madrid contra Sogecable.

Y el Madrid no sabe qué hacer. Hasta ahora ha venido cobrando, y bien, de Sogecable. Para el futuro ha firmado con Mediapro, que ya le ha adelantado cantidades jugosas. Encima, entre Sogecable y el Madrid median Audiovisual Sport (en la que tiene el 80 %, frente a un 20 % de TV3) y la Liga. En Audiovisual,el director general, puesto por TV3, ha actuado deslealmente a Sogecable, y rema en dirección contraria al accionista mayoritario, que hoy le piensa destituir. En cuanto a la Liga, también rema para Mediapro, como bien se nota en la intencionada fijación de horarios, jornada tras jornada.

De momento, el Madrid deja que todos entren a poner las cámaras, y decidirá hoy. ¿Qué hacer? Ante la confusión debería pensar en su propio interés. Y lo inteligente sería desmarcarse lo más posible de una estrategia, bien urdida, que ha llevado el control de los derechos del fútbol a un espacio culé (Mediapro-TV3) que ya ha conseguido que el Barça cobre tanto como el Madrid por los derechos de la Liga (con mucho menos seguimiento nacional) y que TV3 dé fútbol y Telemadrid no. En esta confusión, hay responsabilidades que el Madrid debe asumir. Si quiere y se atreve. Si aún se siente importante.

También te puede interesar