Estás leyendo

Cesc y el conocido interés del Madrid

Cesc y el conocido interés del Madrid

Cesc (pronúnciese 'sesc', no 'cesc') ha recibido a AS en su casa de Londres, honor que se agradece. Como se agradece la buena imagen que da de este país en el de los inventores del fútbol, donde se ha convertido en el 'jugador franquicia' del gran equipo de allá, el Arsenal. Juvenil de gran éxito, se recrió en realidad allí, puesto que Wenger lo captó jovencísimo, y ha sabido aprovechar tan gran escuela. Cesc llena el medio campo con su presencia activa, su fútbol ágil de físico y de mente y la inteligencia de sus pases. Y ahora, además, llega al gol. Vive feliz en un gran equipo, en un gran fútbol, en un gran país.

Con todo y eso, aceptó hacerse una foto con un montaje que le presenta vestido del Madrid. Un coqueteo para indicar que no cierra la puerta a una oferta madridista que está sobre la mesa desde hace tiempo. Cesc le vendría muy bien al Madrid, desde luego, y no sólo porque estuviera en la terna de la oferta electoral de Calderón, que le sigue pesando, sino por su juego. Si algo le falta al Madrid de hoy es algo más de juego en el centro del campo, sobre todo si Guti no está. Y en todo caso Guti va cumpliendo años y hay que ir buscando jugador de talento parecido y mayor regularidad para un futuro inmediato.

Hay guiños en la entrevista, no sólo la foto. Cesc, criado en el Barça y de familia culé, no tiene empacho en comparar al Madrid con el Arsenal, en declararle favorito para la Liga y en volcar enormes elogios (merecidos) sobre Raúl. Y de paso habla bien de Schuster. Todo junto complace mucho el paladar madridista. Jugadores así, de más vuelo, son lo que necesita el Madrid para añadir gotas de magia a su regeneración ya lograda de equipo decente, luchador y competitivo. Lo malo para el Madrid es que Cesc, chico bueno y agradecido, será siempre leal a Wenger. Será a éste al que habrá que convencer.

También te puede interesar