Estás leyendo

Pepe sube, Ramos baja y Dudek se pica

Pepe sube, Ramos baja y Dudek se pica

La Copa de Mallorca confirma algunas sensaciones globales. En el Madrid hay jugadores en buen valor y otros que no terminan de cubrir las expectativas. El viento favorable lo vuelve a traer Pepe, un central que disfruta de la vitola de indiscutible, por rápido, atento y concentrado, capaz de enmendar las lagunas de algunos de sus compañeros. Y en este aspecto tenebroso resulta alarmante el titubeo que se aprecia en Sergio Ramos, hasta la fecha un baluarte inexpugnable, a quien le viene afectando más de lo deseable tanto alboroto sobre su contrato. Le convendría volver a exhibir su garra, su fuerza y tensión durante los partidos, porque de eso vive y vivirá más que de especular con su futuro.

Y en el apagón de ideas sigue perdiéndose el chaval Torres, que ha perdido esa vibración positiva que le distinguió, cayendo a un plano próximo a la vulgaridad. Ese no es el futuro que se le auguraba y alguien tendrá que llamar a su puerta para ponerle firmes. La Copa devalúa, eso sí, el marco general del Madrid, por factores de descompresión que afectan a casi todos. Lo vimos ayer en Robinho, Sneijder, Saviola, Guti y también en Gago. La despresurización general desdibuja incluso a los que jamás decepcionan en el esfuerzo, digamos Raúl. Por fortuna para Schuster y su salud, siempre aparece un héroe del anonimato, esta vez llamado Dudek, que salvó el resultado con actuaciones dignas del mismísimo Casillas. ¡A ver si es que está picado!

También te puede interesar