Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Tomás Roncero

Royston, al ritmo del Tak-Taki

Jamás ganará un concurso de belleza (aunque apuesten a que en mayo le veremos en la Pasarela Cibeles), pero Drenthe es un talento de 20 añitos al que merece la pena esperarle. El día de su presentación ya se ganó al Bernabéu con su descaro. Su compatriota Sneijder era la estrella del acto, pero el que puso al público en pie con sus diabluras con la pelota fue este clon de Seedorf, que canta al ritmo del Tak-Taki. Es, como nos ha contado el colega Espina, el nombre que recibe la particular manera que tienen los surinameses de pronunciar el inglés.

Drenthe fue el mejor jugador del Europeo Sub-20, metió un golazo desde 30 metros en su debut en Chamartín (otros se han arrugado como una colilla en su estreno aquí) y ante el Valladolid finalizó como los grandes: cuerpo atrás, pierna acomodada y golpeo duro y abajo. Drenthe, como Robinho, no vino para triunfar en dos meses, sino para quedarse en el Madrid varios años. Es vertical, posee desborde y Schuster sabe llevarle con mano firme. Royston será un gran fichaje. Créanme.