Estás leyendo

Molestias, lesiones y médicos

Molestias, lesiones y médicos

Es divertido escuchar a los médicos. Siempre lo es, pero más aún cuando se tratan de explicar respecto de alguna lesión, dolencia o molestia física de dudoso origen o de polémico desarrollo. Ayer, muy a su pesar, volvió a ser el turno para Ricard Pruna, acompañado esta vez por Enric Cáceres (quien operó de una hernia discal a Touré Yaya) y Ramon Cugat (encargado de las rodillas de Gabriel Milito). La jerigonza que utilizaron recordaba mucho a aquellos breves monólogos de Antonio Ozores, en los que resultaba imposible entender una palabra. Por suerte para los deportistas que pasan por sus manos, estos sabios no tienen que utilizar el verbo para hacer su trabajo, sino sus estudios en la materia, su experiencia y, en la mayoría de los casos, sus manos.

De Cugat se ha sabido que no es un dios, ni un profeta ni un adivino; lo aseguró él mismo, por si alguien dudaba de su condición. Venía a cuento lo dicho por el cirujano porque resulta que la lesión de Milito, quien debía reaparecer en noviembre, le impedirá hacerlo hasta enero o febrero. De Pruna se escuchó que Ronaldinho no volverá a jugar con el Barça esta temporada, porque sigue con molestias en el aductor (los médicos escriben adductor, aunque en español no hay palabras con dos des seguidas) y tiene problemas con la junta de la trócola. Pero nada dijeron del que más molestias presenta, del hermano Samuel Etoo. Tanto se duele el camerunés, que no hay remedio capaz de calmarlo. Porque a Etoo le duele el orgullo, y con lo enorme que lo tiene...

También te puede interesar