Estás leyendo

Queiroz, resultas patético...

Queiroz, resultas patético...

En un mismo día pudimos constatar las diferencias que existen entre un entrenador con ética (Scolari) y otro que sólo tiene estética (Queiroz). El hecho de que Cristiano Ronaldo tenga un indisimulado deseo por venir al Madrid le llevó a Felipao a comportarse más como un padre que como un técnico. Por eso le dio un sabio consejo: "Cristiano, debes aprovechar esta oportunidad de ir al Madrid". Queiroz, por el contrario, se está comportando como un hombre desagradecido, rencoroso, acomplejado y empeñado en enfrentar a dos países que por más que le pese están hermanados después de mucho tiempo y seguirán yendo de la mano. Queiroz tendría mucho que callar. Él y los estudiados nudos de sus corbatas de seda arrastraron al pozo a su mentor Jorge Valdano y, además, con sus necedades inició la caída libre de la era Florentino. Queiroz posee un récord negativo en los 106 años de historia del Madrid: sólo con él los blancos han firmado cinco derrotas consecutivas en Liga. Se queja de que en el Madrid no saben lo que es el reconocimiento y la gratitud. Miente en ambos casos. ¿Acaso tiene la culpa el mejor club del mundo de haber tenido un técnico que puso a Pavón por la derecha para llevar al naufragio a Rubén y condenarle a las lágrimas en el banquillo?

En cuanto a la gratitud, que yo sepa, el Madrid le pagó hasta el último euro de su contrato a pesar de haber fracasado en Liga, Champions y Copa del Rey con la mayor colección de Balones de Oro de la historia. Queiroz no puede ser cabeza de león y sí cola de ratón, que es lo que le permite sobrevivir en Manchester a la sombra del general Ferguson. Que aprenda de Scolari, que le ha desautorizado en esa absurda teoría de la conspiración según la cual los españoles queremos hundir a la armada portuguesa en la Eurocopa. Scolari ha demostrado ser un señor. Cristiano, haz caso al maestro.

También te puede interesar