Estás leyendo

Kaká será el interruptor de la luz...

Kaká será el interruptor de la luz...

El domingo empezó mal y siguió peor: Alonso perdió una rueda, a Contador le pusieron el himno danés, Lorenzo se cayó y la presentación de los nuevos galácticos en el Bernabéu fue un chasco, con Raúl salvando los muebles con su gol. Ahora el Madrid tiene que ganar sí o sí mañana al LDUQ, que es mucho más equipo que el rival de anoche. Si no, quedará eliminado de esta Peace Cup de la que ya está fuera el Sevilla, con lo que ya me contarán ustedes lo que puede pasar con esta competición. La gente que acudió al Bernabéu no fue mucha, pero desde luego esperaba otra cosa. Otra cosa mucho mejor.

Claro que estamos en julio y ya se sabe que primero se hace el trabajo de fondo y potenciación y que a los jugadores les falta chispa. Sí. Pero había tanta diferencia de calidad entre unos y otros que resulta difícil entender que el Madrid no ganara. O por lo menos que no abrumara a pelotazos a Zaid, que se despachó con tres o cuatro paradas muy buenas, pero nunca se vio contra las cuerdas. Falta Kaká, desde luego. Kaká será el interruptor de la luz de este equipo, al que también le vendría bien, desde luego, Xabi Alonso. Hay pocos jugadores para la carburación y a Gago se le ve inseguro.

Pero también hace falta más interés, más fuego. No se puede hacer el fútbol como si fuera un ejercicio físico rutinario. Con más o menos calidad hace falta cierta pasión, la que sí pusieron, cuando entraron, Granero, Robben e Higuaín, pero que faltó en varios de los anteriores a su salida. Y hace falta una seguridad defensiva que tampoco se vio. Con poquísimo, el Al Ittihad marcó un gol y estuvo cerquísima al menos dos veces más, al final. En fin, que se esperaba otra cosa. Y mañana el LDUQ estará acompañado por miles de compatriotas. El Madrid tendrá que mejorar mucho, porque si no...

También te puede interesar