Estás leyendo

Sobre Messi, Cristiano y una nariz rota

Sobre Messi, Cristiano y una nariz rota

Tras la jugada de la expulsión de Cristiano lo comenté: "Tiene que haber otras jugadas así cercanas en el tiempo, que nos sirvan de referente". Lo comenté porque me dejó muchas dudas la expulsión. Bueno, pues no ha tardado en salir una, de hace sólo diez días, y precisamente de Messi, el 'alter'. Fue en el Barça-Sevilla de Liga. Marc Valiente sujeta a Messi, que se le escapa, y éste tira el brazo hacia atrás, para desasirse. Igualito que Cristiano, si lo queremos ver bien. Sacude donde puede, sin ánimo de golpear, sólo con ánimo de soltarse. Delgado Ferreiro para la jugada, pita falta a favor del Barça y amonestó a Valiente.

Pérez Lasa no hizo lo mismo. Podría haberlo hecho, y aquí paz y después gloria. Cristiano sí hizo lo mismo que Messi, sólo que Cristiano es más grande que el argentino, sus brazos más largos y al tiempo Mtiliga es más bajo que Valiente, así que los golpes cayeron donde no debieron caer. No en el esternón, sino en la cara, con el infortunado resultado de la fractura de la nariz. Ese es un hecho cierto, que padece estos días Mtiliga, que no volverá a jugar en un mes. Consecuencias distintas a reacciones iguales del delantero agarrado en su escapada; consecuencias derivadas de las diferentes reacciones de los dos árbitros.

Esto pasa con frecuencia en el fútbol, donde una línea muy fina separa un gol de un fallo, una expulsión de una amarilla, una amarilla de nada, un golpe sin consecuencias de una fractura grave. Lo traigo aquí porque entiendo que conviene tenerlo en cuenta a la hora de hacer juicios morales sobre tal o cual jugador. Contemplo las escenas y, aun con conclusiones tan distintas como una nariz rota y una nariz entera, no consigo ver diferencias entre lo que hizo Messi y lo que hizo Cristiano. Sí las veo entre lo que hizo un árbitro y lo que hizo el otro. Y a eso justamente es a lo que yo siempre llamo villarato.

También te puede interesar