Estás leyendo

Chamartín es de Rafa

Chamartín es de Rafa

Lo primero: sería de agradecer que los jugadores del Madrid dieran un comunicado aconsejando al pueblo que no tenga prisas y se presente después del descanso cuando decida jugar (?) una primera parte como la de ayer. Porque hasta el 0-1, tela. Luego decidió aparecer y Van der Vaart empató con tanto protestadísimo por el Sporting pues entendió que se acomodó la bola con los brazos antes de fusilar a Juan Pablo. El gol de Barral pareció orsay, por cierto. Después ganó el Madrid, pero con una colección de despistes atrás y falta de continuidad siempre como muy mosqueantes. Los clásicos dirían: ganó, pero no convenció.

El que sí convence al madridismo es Van der Vaart y lo comprobamos cuando le suplió Raúl, pues se llevó una ovación. Y es natural. Rafa es capaz de generar fútbol, que es lo que necesita el equipo, y encima tiene gol. Juega y a Kaká no se le echa de menos: malo para este Madrid ayer tan discretillo.

También te puede interesar