Estás leyendo

Alonso ha perdido el rumbo

Alonso ha perdido el rumbo

Sinceramente creo que se nos está empezando a exigir una militancia en todo lo referido a Fernando Alonso que va mucho más allá de lo razonable. El asturiano es un gran piloto, muy bueno, pero no es Dios, es un ser humano que puede cometer errores como todo quisqui aunque a algunos les haya dado por santificarle cada domingo y a proceder como la Inquisición si no se secunda su enaltecimiento y glorificación dominical. Un piloto de la categoría de Alonso tiene que demostrar su jerarquía en el circo sobre el asfalto, ganando mundiales (ya lleva dos), carreras (22) o haciendo poles (18) pero no lamentándose y malmetiendo a su guardia pretoriana para que estos se dediquen a difundir e imaginar hipótesis de todo tipo referentes a sus rivales, los cuales acaban siendo presentados a la afición como si fueran la reencarnación del mismísimo satanás (Schumacher o Hamilton).

Tengo la sensación de que está vigente una ley no escrita por la que sólo se puede hablar de sus virtudes pero no de sus errores salvo que estés dispuesto a ser excomulgado. Cualquiera que le haga sombra es el malo, se llame Ferrari si está en Renault, Hamilton si está en McLaren, su propio equipo en su segundo paso por Renault y ahora en Ferrari, Charlie Whiting, la FIA o el Sursum corda. En Valencia sucedieron muchas cosas, pero no tan graves. Hamilton se pasó o no, tengo dudas, es un problema de reglamento, pero los otros seis que quedaron delante de él lo hicieron sin trampas, incluidos un Renault, un Force India y un Sauber.

También te puede interesar