Estás leyendo

Messi sin ellos es bastante menos Messi

Messi sin ellos es bastante menos Messi

La verdad es que fue un chasco. Resulta que esta vez el Mundial contaba menos, así que ni Xavi ni Iniesta: Messi. Un jugador grandioso, sin duda, pero que en el Mundial hizo poco. Si le juzgas por lo que hizo allí, no lo compras. El resto del año ha sido sensacional, cierto: 60 goles en 59 partidos. Impresionante. Matrícula de honor. Pero si promediamos esa nota con el examen de selectividad (el Mundial, pongámosle un 7 como mucho) rebaja la media. Xavi para mí ha tenido un 9 en el curso y en la selectividad. Iniesta un 8 (varios meses sin jugar, por lesión) y matrícula de honor, respectivamente. Entre ellos dos estaba.

Son cuentas ingenuas e infantiles, vale. Pues veámoslo de otra manera: lejos de sus dos compañeros del Barça, Messi no ha sido tan bueno como cerca de ellos. Sin embargo, sí hemos visto a Xavi e Iniesta jugar exactamente igual de bien, ser tan ellos mismos, en el Mundial (como ya pasó en la Eurocopa), en el que contribuyeron de forma destacadísima al título final, como en el Barça, donde tienen a Messi como compañero más destacado. Y si hablo tanto del Mundial es porque hace nada llegó a ganar esto Cannavaro, justamente por méritos contraídos casi exclusivamente en él. Y porque siempre había sido decisivo.

Dicho todo lo cual, encima no podemos ni enfadarnos ni protestar porque, ¿cómo repudiar un Balón de Oro que se le da a Messi? Y porque esto no lo vota un jurado corto e influenciable, sino un océano de especialistas: periodistas, seleccionadores, capitanes de selección. Así que a esperar a la próxima. Ni siquiera nos tocó la pedrea del entrenador, donde Mourinho ganó por corto margen a Del Bosque. Ahí no tengo nada que objetar. Este tan eximio entrenador como extravagante ciudadano lo merecía, aunque al entregárselo le debían haber incluido un sobre con recomendaciones para mejorar su conducta y su 'fair play'. En eso falla.

También te puede interesar