Estás leyendo

Sobre Florentino, Valdano y Mourinho

Sobre Florentino, Valdano y Mourinho

La verdad es que Valdano se quedó en 'off-side' desde el verano pasado. Era público que su apuesta era Pellegrini y que Mourinho y sus métodos no eran de su gusto. Pero se quedó y no lo vi del todo mal. Con su discurso podía moderar el ambiente cada vez más encrespado que producía Mourinho y su sola presencia representaba la vieja soberanía del club (fue jugador de éxito con la Quinta del Buitre, entrenador, director deportivo de la época galáctica), hacía de contrapeso ante el poder enorme del 'clan Mendes': Mourinho, Cristiano, Pepe, Di María, Carvalho... Grupo numeroso e importante.

Pero era una ficción, porque fungía de director general deportivo y no lo era. Mourinho nunca le atendió. Y en enero se produjo la gran ruptura cuando el entrenador entendió que Valdano no le apoyaba en la petición de otro delantero. El remate fue aquel empate en Almería, con Benzema en el banquillo: "Estamos buscando un delantero centro y tenemos uno en el banquillo", dijo. Aquello no lo perdonó Mou , que lanzó el órdago: prohibió que fuera a los entrenamientos, durante un tiempo impidió incluso que viajara en el avión con el equipo. Una orden de alejamiento contra su superior inmediato.

Fue la segunda gran ocasión de salir, tampoco la aprovechó. Pero desde aquello la suerte estaba echada. Ahora que se consuma todo, habrá quienes piensen que Valdano no hacía nada, y tendrán razón. Habrá quienes piensen que su presencia y su discurso elevaban la dignidad del fútbol, y tendrán también razón. Por mi parte, pienso que la salida era necesaria. Si estaba ahí como bandera de una soberanía, tal bandera estaba siendo constantemente basureada, así que mejor retirarla. En fin: Mourinho queda dueño del campo y las enseñas del enemigo. Florentino apuesta todo su resto por él.

También te puede interesar