Estás leyendo

España tiene estilo para mucho tiempo

España tiene estilo para mucho tiempo

El paso de La Rojita por Dinamarca ha sido seguido con interés fuera de España, me consta. Nuestro 'nuevo' fútbol, que cuando aún lo mirábamos aquí con escepticismo hacía que ya nos empezaran a conocer por ahí como 'la Brasil de Europa' es el suceso mundial en este tiempo histórico. Un estilo que expresa el fútbol como apuesta más radical que nunca antes por la técnica y el talento, con un distanciamiento novedoso de la preocupación por la estatura y el músculo. Y un fútbol que ha rendido una Eurocopa y un Mundial consecutivos, aparte de los éxitos extraordinarios del Barça, que viene a ser lo mismo.

La pregunta de muchos (incluso entre nosotros) era si esto sería algo pasajero, fruto de una generación, algo que se acabaría con el fin natural de las carreras de sus protagonistas. La respuesta la da este equipo de jugadores Sub-21, que ha llegado hasta donde ha llegado (y al que se esperará en Londres como 'vedette' del programa olímpico) con el mismo modelo. Pocos jugadores altos, y sólo atrás. Arriba se busca el gol con movilidad, astucia, desmarque y precisión en el pase. A veces, es verdad, como les pasa a los mayores, el equipo se duerme en tanto tejer y destejer. Pero son desmayos pasajeros.

España tiene un estilo, lo que envidiábamos en otros. Mundial tras Mundial reconocíamos a Brasil, Argentina, Italia, Inglaterra o Alemania por su estilo. España era distinta cada vez. ¿Es tan importante eso? Sí, porque en los momentos malos el equipo tiene donde refugiarse. Eso no lo teníamos y ahora lo tenemos para siempre. Nació en Can Barça, pero ya no es sólo de allí. Luis Aragonés hizo en su día la apuesta más radical, él puso mucho. Y no todos los protagonistas han nacido en La Masía. Silva o Villa, Ander Herrera o Adrián vinieron de otros pagos. El modelo Masía se extiende felizmente.

También te puede interesar