Estás leyendo

¿Por qué? Pues esta vez, por Messi

¿Por qué? Pues esta vez, por Messi

¿Hasta dónde va a llegar Messi? Esta Supercopa la ha jugado a los pocos días de regresar de vacaciones, en un Barça que anda aún a medias, con poca pretemporada y varios jugadores tocados. Y frente a un Madrid magnífico, con una pretemporada larga y exitosa, que había apuntado en rojo estas dos fechas. Y que, de hecho, ha jugado en términos generales mejor que su rival los dos partidos. Pero Messi ha puesto lo que le faltaba al Barça y bastante más. Pocas acciones, porque el Barça no le alimentó como suele, pero sensacionales y determinantes. Tiene 23 años, me pregunto con qué palmarés se retirará.

Y, la verdad aunque duela, el Madrid no supo perder. La patada final de Marcelo, a partido concluido, fue el epílogo fatal a un partido que podría haber sido hermosísimo, de hecho empezó siéndolo, pero que se ensució progresivamente en la segunda mitad por tres valentonadas de Pepe y dos de Marcelo. El Madrid tiene que controlar esto. Estos partidos se ven en todo el planeta y mientras el Barça da una imagen de exquisitez y buen juego, el Madrid se va haciendo un cartel de equipo feroz, valentón, pendenciero. Es hora de que Florentino reflexione seriamente sobre esto, porque empieza a ser grave.

Una pena. Porque el Madrid jugó con tanto atrevimiento como en el Bernabéu. Estuvo incluso por encima del Barça, perdió por la excelencia de Messi, podría haber ganado el partido o haberse retirado como un digno derrotado. No lo hizo. Aún anda desquitándose de las injusticias de la Champions, que ya pasaron. Pero ni en el Bernabéu tuvo por qué quejarse del árbitro, ni mucho menos ayer de Fernández Borbalán. Esta vez, si alguien pregunta: ¿Por qué perdió el Madrid? Por Messi. Y volvió a perder en la sala de prensa cuando Mourinho no fue capaz de disculparse por su horrible actitud con Tito Vilanova.

También te puede interesar