Estás leyendo

Con los buenos, el Madrid sí puede

Con los buenos, el Madrid sí puede

Vaya por delante que para mí la eliminación del Madrid no estuvo en el arbitraje, aunque veo muchos madridistas que piensan eso. Estuvo en la falta de remate en su espléndida media hora y, antes que eso, en su medrosa actitud en el partido del Bernabéu, que dilapidó. Y, también, por supuesto, en la dimensión de su rival, que aún en noches malas puede sacar ramalazos de brillantez que valgan goles. El Madrid puede elegir ahora entre pensar de una forma victimista y fatalista o sacar una conclusión positiva: con los buenos y con actitud valiente y atacante puede asaltar el imperio del Barça.

Anoche se vio. Salieron Özil y Kaká, Pepe fue central, el único turbulento de la media era Lass. Cuando se fue Lass, porque había pedido a gritos la roja, entró Granero. Cuando se fueron Higuaín y Kaká entraron Benzema y Callejón, atacantes. Y el Madrid fue mejor la primera media hora del partido, en la que no marcó de milagro, encajó dos goles por aciertos puntuales del Barça, no conectados con verdadera superioridad de juego, y marcó los suyos e hizo nuevas ocasiones en una segunda mitad vibrante en la que le sacó los colores al Barcelona. El Madrid está eliminado, pero el madridista está satisfecho.

Esa es la enseñanza, pienso. Lo de Teixeira me parece menor. Creo, de verdad, que el partido no estuvo ahí. Hizo un arbitraje cobarde, dispuesto a no tomar ninguna decisión gorda, ni de las de área ni de las de roja, hasta que ya al final, quizá pesaroso de tanta benignidad, se pasó con Ramos. Pero no es ahí donde debe buscar el Madrid, que desde la Champions, donde sí le pasaron cosas, y gordas, trata de explicarse todo en esa clave. Y la clave no es esa. La clave es que tiene jugadores para equilibrar o superar el fútbol del Barcelona, pero sólo si lo cree, lo intenta y persevera contra corriente. Como anoche.

También te puede interesar