Opinión

Opinión

Yo digo Juan Mora

El Madrid, con todo en contra

Después de cuatro meses y medio de competición, y quince partidos jugados, el Madrid se lo juega todo a una carta en la Euroliga. Una carta que ni siquiera es una figura. El Bilbao también se juega su futuro a una carta, pero es un as. Sus posibilidades de pasar a la eliminatoria que abre las puertas de la Final Four son mayores que las del Madrid. Depende de sí mismo. Si gana, pasa; si pierde, pues quizá también. El Madrid, en cambio, no tiene asegurado el pase ni ganando. Situación dramática para el Madrid, que se agrava porque la eliminación supondría un fracaso, máxime después de haberle correspondido un grupo asequible, con todo el respeto para el Bilbao, que se ha ganado a pulso acariciar la clasificación en esta última jornada.

El Madrid está obligado a ganar... y a esperar. Porque vencer por 23 puntos o más en Siena es algo rocambolesco. El Siena es batible en su cancha, esta misma temporada lleva tres partidos perdidos allí, ante rivales además teóricamente inferiores, pero no cedió más que tres puntos al Pesaro, cuatro al Caserta y seis al Kazán. El Madrid parece mejor que el Siena, pero no lo ha demostrado. El Siena le pegó un palizón (80-62) en el partido por el tercer y cuarto puesto de la última Euroliga, y si los madridistas afrontaron el encuentro con desidia, los italianos también. El Siena tiene al fenómeno McCalebb y a dos exmadridistas, Rakocevic y Kaukenas, con ganas de revancha. Ganar será difícil; clasificarse, asombroso. Y lo del Bilbao, una proeza.