Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Antonio Romero

Higuaín, fiel a su cita

El Pipita cumple con una tradición que se remonta a su llegada al Madrid: en los momentos decisivos, cuando el equipo se atasca en partidos clave, el argentino se pone el disfraz de superhéroe para acudir al rescate. Ante el Sporting casi no tocó la pelota, pero embocó la única que tuvo para despertar a los de Mourinho de un letargo peligroso. Ahora mismo es más suplente que titular, de ahí el mérito de llevar la barbaridad de 25 goles sin ser indiscutible en las alineaciones.

Tiene un amor propio fuera de lo común y ha sabido sobreponerse al mazazo de verse en el banquillo ante el esplendor de Benzema a base de goles. En ningún momento ha tenido la tentación de dejarse ir, gran parte de su éxito está en la fe que se tiene y de eso se aprovechan sus compañeros y su entrenador. Karim está de dulce y apunta a titular ante el Bayern, pero tener una bala en la recámara como el argentino es un lujo que hace que el madridismo respire tranquilo.