Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

Partido de sensaciones contrarias

Tras el encuentro de ida el Chelsea entendió que había defendido bien y el Barcelona que se atacó bien. ¿Pueden ser ciertos ambos exámenes? Desde Barcelona se dice que se tiró a puerta 24 veces, pero desde Londres se recuerda que once de los chutes fueron bloqueados por el generoso esfuerzo de su defensa. Los de Pep permitieron un contraataque y sólo concedieron un saque de esquina, pero los de Di Matteo dicen que tampoco necesitaron más. De Drogba se dice desde Barcelona que pareció más bien un centrocampista, defendiendo muy arriba, pero desde Londres se recuerda que estaba siempre rodeado de cuatro barcelonistas, que produce temor. Es curioso como de un mismo partido se pueden sacar conclusiones que pueden parecer contrarias e irreconciliables. Por eso a menudo la rueda de prensa sirve para reforzar tu idea, la que te sirve para tu objetivo.

Las declaraciones de Di Matteo desde el partido de ida son un homenaje a su apuesta defensiva, la manera de mostrar su orgullo por un equipo que lo dio todo (aunque si vio el vídeo seguro que no le gustó sufrir tantas ocasiones en Stamford Bridge). Y las de Guardiola fueron para concluir, tras la confusión de dos derrotas seguidas, que hay que insistir con la esencia. Pep recordó que la letra A del abecedario blaugrana es el pase y que mientras él siga, todo empieza y acaba con eso. No fue una rueda de prensa a lo puto amo, pero sí una que volvió a enfocar los esfuerzos y las ideas.