Estás leyendo

España y Portugal, el Barça y el Madrid

España y Portugal, el Barça y el Madrid

España y el tiqui-taca, Portugal y el arrebato. ¿No les suena? España amasa el centro del campo y suelta pases cortos ya cerca del área, en busca de un llegador, como ataques de cobra; Portugal pretende ser fuerte en las dos áreas y transita el centro del campo vertiginosamente, en busca de Cristiano Ronaldo, que tiene licencia para tirar, para fallar, para culminar cualquier jugada. ¿No les suena? Hay bastante de traslación de los estilos del Barça y el Madrid, que tanto nos ocupan durante el año, a este partido. Los jugadores no son los mismos, algunos están cruzados, pero los estilos sí son similares.

España y el Barça son modelos muy próximos. Luis configuró su juego en torno a Xavi e Iniesta, pura Masía, y a partir de ahí hizo una apuesta más radical que la que nunca había hecho el Barça y Guardiola no tuvo inconveniente en seguir por ese camino. En la Eurocopa de Austria-Suiza sólo estaban ellos dos y Puyol; el tumulto de barcelonistas (Piqué, Busquets, Pedro y el fichado Villa son ya en el Mundial). Pero, antes y ahora, el modelo es muy parecido, el juego es ese, y no cambia porque el capitán sea Casillas ni porque Ramos esté en vez de Puyol. Si acaso algo por el pase largo de Xabi Alonso.

Portugal tiene diez jugadores de Mendes, el agente de Mourinho, en el once titular. Y esa afinidad se nota. Jugadores enérgicos, vigorosos, rápidos, todos en busca de Cristiano. Hay incluso dos madridistas más, Pepe y Coentrao, espléndidos ambos estos días, por cierto. Buenos jugadores los demás, en conjunto, aunque no tan buenos como sus homólogos del Madrid. Esa idea me tranquiliza. Pero en España no está Messi, así que no hay que extrañarse de tantas dudas y de que se eche en falta peligro. En todo caso, tengo una sensación extraña ante este partido. Como de algo ya visto muchas veces... o ninguna.

También te puede interesar