Opinión

Opinión

Yo Digo Ángel Cruz

Las redes sociales estarán prohibidas o bajo vigilancia en los Juegos

Veto italiano. Cien mil euros. Esa podría ser la multa máxima a los deportistas italianos por usar las redes sociales en los Juegos de Londres. Un sablazo por ejercer la libertad de expresión. Prohibido enviar imágenes e información. Inexplicable. ¿Qué daño hacen?

"¡Qué escándalo!" Así ha calificado la situación, una especie de omertá (Ley del Silencio), Claudio Licardello, corredor de 400 mv. La tenista Flavia Panetta ha sido más moderada: "No puedo escribir más, al menos eso es lo que me dijeron". La gimnasta Elisa Santoni, la jugadora de voleibol Valentina Arriguetti y el waterpolista Nicolas Gitto han denunciado la situación. España también se está planteando el asunto, según ha dicho Theresa Zabell, pero aún no hay decisión tomada y seguramente será una recomendación de uso.

Libertad británica. Liam Tancock y James Goddard, nadadores, han publicado en twitter imágenes de sus habitaciones en la Villa. Ya están allí, como avanzadilla. Sin problema.

Entre dos aguas. El COI, como suele ser habitual, navega entre dos aguas o vaya usted a saber en qué aguas navega. Ha animado al uso de las redes sociales, pero advierte que no deben tener un fin informativo, sino que deben ser algo así como un diario personal.

Sebastian Coe. El británico, uno de los mejores atletas de la historia en 800 y 1.500 y presidente del Comité Organizador de Londres, también está en contra de las redes sociales, en este caso de twitter: "Puede llegar a mermar las posibilidades de medalla. Personalmente creo que existe una correlación entre el número de tuits enviados durante el periodo de competición y el bajo rendimiento de un atleta", ha dicho el mítico mediofondista. Me gustaría saber cómo ha llegado empíricamente a esa conclusión.

Televisión. Estamos en un nivel tecnológico fascinante (nuestros herederos lo considerarán de la Edad de Piedra), pero en otros tiempos las noticias olímpicas se transmitían de forma verbal. Por ejemplo, desde la altura de los estadios, atalaya para anunciar cómo iba la carrera de maratón. Ahora toda la información se hace en tiempo real. No se pueden poner obstáculos a los nuevos tiempos.

Berlín 1936. Lo que ahora nos parece evidente, ver las competiciones en su totalidad por TV, en alta definición y en directo, antes era una utopía. Los primeros Juegos se televisaron en circuito cerrado, en Berlín 1936. Ahora cuestionan las redes sociales. ¡Qué error!