Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Javier G. Matallanas

La Roja, el césped y el marketing

Le sienta mal a Del Bosque que se critique el ánimo de lucro de la Federación en estos amistosos con los que la Selección lleva cruzando el charco en los últimos años. Lo compara con las giras intercontinentales que realizan los clubes también para facturar y mejorar su cuenta de resultados. Siempre ha habido un choque entre los intereses de los equipos y de las selecciones por los intereses comerciales. La Federación estaba tiesa económicamente en 2008, con problemas hasta para pagar las nóminas, y gracias al triunfo en la Eurocopa empezó a multiplicar su facturación. Y también tiene derecho Villar a buscar el beneficio económico.

El problema de la Selección pasa porque los jugadores deben ser cedidos y los clubes pueden quejarse por ser perjudicados. Es lógico que en cada amistoso en América se monte el debate. Y más para el de agosto, que se celebra a pocos días de la Supercopa. Del Bosque, hombre de club y de empresa, acepta los viajes aunque nos arriesguemos a sufrir derrotas como la de Argentina. Su lista para Puerto Rico ha sido compensada y, salvo la ausencia de Negredo, está llena de sentido común porque las ausencias de Puyol y Xavi no tienen nada que ver con exigencias del Barcelona. Obedecen a cuestiones internas entre el técnico y ambos jugadores, que lo pactaron así tras una conversación entre ellos. Lo de jugar en Puerto Rico es un palizón, pero La Roja es Campeona del Mundo y de Europa y debe jugar en todo el planeta. Eso sí, hay que mirar al detalle quién factura y cómo se factura para la Federación.