Estás leyendo

Florentino no quiere ganar, sino arrasar

Florentino no quiere ganar, sino arrasar

Vísperas de Asamblea en el Madrid, a un año de las próximas elecciones. Florentino prepara una modificación de los estatutos que reducirá drásticamente el círculo de presidenciables. Hasta ahora se pedían diez años de antigüedad como socio, ahora pretende elevar eso a veinte. Eso excluye, por ejemplo, a Vicente Boluda, que lleva catorce y que fue un presidente ratificado por la Asamblea e hizo una feliz transición. También planteará la recuperación de lo que yo di en llamar el 'voto recaudado', esa degeneración de la sana práctica del voto por correo que tanto ha encanallado la vida del club en los últimos años.

Me choca. ¿De verdad hay gente que pide esto? Es evidente que son medidas que contribuyen a perpetuarle, pero, ¿tan inseguro está que necesita fortalecer sus posibilidades? Me choca, decía. La mayoría del madridismo tiene a Florentino por un estupendo presidente, y aunque cada vez se extiende más la desconfianza por el poder creciente y algunos abusos del grupo que se nuclea en torno a Mendes (con Mourinho y Cristiano como figuras destacadas) no hay descontento. Creo que Florentino ganaría de todas las maneras, a cualquier adversario, y que esto sólo lo justifica su obsesión de arrasar.

A Florentino le gusta mandar sin debate ni oposición y eso no es del todo sano. Confunde. Sería buena una campaña en la que salieran a relucir esos descontentos, que los hay, sería bueno sobre todo para él y buenísimo para el Madrid. Pero temo que no habrá tal. El esmero con el que han pulido la lista de compromisarios (buscando votos en los compañeros de millar de los 'disidentes' para dejarlos fuera) garantiza una asamblea favorable. Además, se vuelve al voto a mano alzada, para que el que se oponga se retrate. Detalles feos, innecesarios, que suenan a extravagante bolchevización.

También te puede interesar