Opinión

Opinión

Yo digo Javier G. Matallanas

La crisis y el interés general

A pesar de la terrible crisis económica que atravesamos, a los futboleros no nos entra en la cabeza que el partido de la Selección del próximo viernes no sea televisado. Ver los partidos de España es algo que damos por hecho. Pero las televisiones no quieren pagar el dinero que les piden por dar el Bielorrusia-España. Es la primera vez que le toca al fútbol, pero en los últimos años hemos visto como el Mundial de Atletismo de 2011 no fue televisado en abierto por ningún canal. De momento, Unicaja y Madrid de baloncesto no tienen acuerdo con ninguna tele para que sus partidos de la Euroliga se televisen esta temporada. Como no se han televisado esta semana los partidos del Madrid con equipos de la NBA.

Y a les está afectando a otros deportes, pero que le toque a la Selección campeona de Europa y del mundo de fútbol es algo que cuesta entender. Pero así es la crisis. Para la Ley General de la Comunicación Audiovisual de 2010, que mantiene el espíritu de la Ley Cascos de 1997, entre "los acontecimientos de interés general para la sociedad" están "los partidos oficiales de la selección española absoluta de fútbol y de baloncesto". Sucede que para que el acontecimiento de interés general se televise tiene que haber una tele que pague para emitirlo.

Y no es un problema de la Federación Española de Fútbol. Los derechos son de la Federación de Bielorrusia que se los ha vendido a Sportfive, que a su vez los ha revendido a una empresa italiana, que busca su plusvalía en la venta. Creemos que se acabará televisando. Pero no es seguro.