Opinión

Opinión

Yo Digo Noemí de Miguel

No hay crisis de los cuarenta en los banquillos Champions

Noemí de Miguel

Neil, el católico. En la web oficial de Neil Lennon (www.neillennon.com) pueden ver la carta que le envió el entrenador Jock Wallace. "El Rangers está muy interesado en su futuro como futbolista y nos gustaría verle en Ibrox". Qué distinta pudo ser su historia... Eligió Celtic, optó por los católicos. Agosto de 2002, protegido en su casa en Lurgan (a 30 kilómetros de Belfast), dijo: "No quiero que mi familia pase por esto". Renunció a Irlanda del Norte antes de un amistoso ante Chipre. El capitán amenazado de muerte, esta vez, por teléfono. La temporada siguiente rozó la UEFA, perdió la final en Sevilla. Martín O'Neill era su técnico, primer capitán católico de Irlanda del Norte. Ahora, su mentor. Lennon, 41 años, es líder de un joven Celtic, campeón de liga, que aspira "a jugar buen fútbol" en la Champions.

Un tío popular. Zona de unidades móviles en Ellis Park. Mundial 2010. Kahn no sonríe ni al hacernos la foto. No sabía que era comentarista de la ZDF por la baja de Jürgen Klopp: 44 años, rubio, gafas, pinta de intelectual. Sale en el spot de un banco, te vende una tele gritando: "Enjoy the game". No aguanta sentado en el banco, celebra a lo Fernando Vázquez y cuando gana un título no duda en fumarse un puro y cantar su canción: Kloppo du pop star (Kloppo, estrella del pop). Nunca jugó en Primera. Fue delantero y defensa en el Mainz. Y fue el elegido para sacar del túnel al Dortmund. Dos títulos de liga después, la meta es buscarle compañía a la Copa de Europa del 97. Ha logrado mantener a Lewandowski, Götze y Reus. Toca solucionar el coladero defensivo.

Entrenando en la sombra. Las cámaras rastrean la grada, juega la Juve. Buscan a Conte. En la sombra, los partidos de su equipo: seis victorias, tres empates. El Novara-Siena, mal recuerdo, le culparon de no denunciar el amaño. Era el técnico del equipo toscano, los inicios del técnico de moda en el Calcio, estratega sobresaliente. Lo dice Nedved, compañero en el campo y hoy en la gestión deportiva: "No es bueno, es un fuera de serie". Y también viejos enemigos, como Gatusso: "Parece Al Pacino en Un domingo cualquiera: esa arenga al equipo me encendió también, me levanté del sofá y comencé a correr". Su charla antes del último Scudetto dio la vuelta a Europa. La sanción de diez meses se ve reducida a cuatro, en diciembre reaparece. Querrá resarcirse pintando la Champions de bianconera.