Opinión

Opinión

Yo Digo Josep Pedrerol

Casillas, Cristiano y el premio a la concordia

Deportividad. Celebro el reconocimiento a dos grandes como Xavi y Casillas por parte de los Príncipes de Asturias, pero el premio está repetido. Ellos dos y Ramos, Xabi Alonso, Iniesta, Llorente o el ejemplar Puyol, como bien apuntaba ayer su compañero Piqué, y Del Bosque... Todos los miembros de la Selección campeona de Europa y del mundo ya recibieron el premio del deporte hace dos años merecidamente. Yo formé parte de ese jurado. Ayer, Xavi e Iker fueron los únicos protagonistas. Pero, lo fueron por su complicidad, por su amistad, por poner la deportividad por encima de la rivalidad, por buscar la paz entre Barça y Madrid.

¿Premio de los deportes? El de ayer fue un premio merecido pero no fue de los deportes, fue de la concordia. El de los deportes lo merecían un montón de deportistas que se pasan cuatro años peleando desde el anonimato para conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos. Desde esta modesta contraportada de AS yo brindo por todos aquellos que curráis un montón de horas, sin ningún tipo de compensación económica, para alcanzar un sueño. Este año se han olvidado de vosotros. Espero que no se repita. Y lo que son las cosas. Mientras dos jugadores de Barcelona y Madrid pasean abrazados por las calles de la preciosa ciudad de Oviedo, en el vestuario blanco se respira un ambiente algo más tenso. Se van filtrando los votos al Balón de Oro por parte de Casillas y ello no ayuda a la plantilla. En el Barça todos reman a favor de Messi. No se discute. Saben que una victoria de Messi supone incomodar a Cristiano y, casi, desquiciarle. Eso es bueno para el Barcelona. Que listo fue Guardiola. Puso la estrategia por encima de todo.

La estrategia de Guardiola. En el Madrid no hay estrategias que valgan. Casillas tiene pensado votar a Ramos y dejar a Cristiano en segundo lugar. Los merengues van a su aire. Transmiten imagen de división, una imagen que celebran en Can Barça. Otra derrota del portugués en favor de Messi acentuaría más si cabe su tristeza. Guardiola lo sabía y supo manejar los tiempos y las apuestas. Se marchó Pep, pero se mantiene el mismo discurso en el Camp Nou. El Balón de Oro es más importante de lo que parece para un futbolista.

Casillas, el gran capitán. Casillas ha hecho méritos para estar entre los finalistas, pero es casi imposible que lo gane y tiene a un compañero con posibilidades que se llama Cristiano Ronaldo. Iker, el mejor portero del mundo, el gran capitán del Madrid y de la Selección, tiene tiempo para replantearse las votaciones. Poner al equipo por encima de las individualidades siempre es positivo. El fútbol es calidad, profesionalidad, dedicación y compañerismo. Para que un equipo funcione es recomendable dejar los egos en la puerta del vestuario... Y Punto Pelota.