Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Frédéric Hermel

El Madrid y el grupo de la vida

Todavía escucho las voces de los que nunca están contentos y que se dedican a menospreciar el trabajo de los demás. La temporada pasada, cuando el Madrid alcanzó las semifinales de la Champions League después de un brillante recorrido, se dijo que el club blanco no había tenido ningún rival serio y que no se podía valorar adecuadamente su labor en Europa. Pues a callar ahora. Igual que tuvieron que cerrar la boca los que afirmaban que la Liga no valdría sin una victoria contra el Barça Vamos a vivir una noche de tensión y de pasión, de las que pueden marcan un antes y un después en una temporada. Porque el rival lo merece, porque ocupa la plaza que pensábamos que estaba destinada al Madrid, la de líder de estos cuatro participantes.

Me gusta que los merengues estén en el llamado grupo de la muerte. Primero, porque nadie podrá poner un pero a su clasificación. Y segundo, porque se está ejerciendo en una especie de laboratorio, preparándose para el camino hacia la Décima. Y para hacerse más fuerte todavía, se han añadido dificultades que serán, al fin y al cabo, benéficas. Así, las lesiones en defensa que obligan a tirar del joven Varane aceleran su proceso de crecimiento. Veamos el lado positivo. Hace dos meses no se sabía realmente lo que valía el joven central francés para las grandes citas y ahora podemos pensar que, si hace falta, estará preparado para jugar una final de Champions. El grupo de la muerte se convertirá para el Madrid en el grupo de la vida.