Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Alfredo Relaño

Alonso pelea como gato panza arriba

Trece puntos y una carrera por delante. Suficiente para dar a Vettel como favorito absoluto para el título, pero al menos se lo va a tener que currar hasta el último día. Él lo sabe bien, y también Alonso: en Abu Dabi, en 2010, llegamos al final quince puntos por delante y ya saben lo que pasó. Entonces fue la táctica equivocada de Ferrari y aquel Petrov que se le atascó a Alonso como un hueso de melocotón en la garganta. Ahora, en Brasil, ¿podría pasar algo así? Podría pasar, sí. No es fácil, pero todos los pilotos saben que tras cada curva amenaza una sorpresa. También para los mejores.

El mérito de Alonso es llegar vivo ahí con un coche que está muy por detrás de los de sus competidores. Una vez más, ha remontado posiciones desde la parrilla: salió el séptimo, llegó el tercero. Mirando el total del campeonato, me sale que Alonso (descontados sus dos ceros, accidentales) puede exhibir una suma de 50 puestos ganados entre la parrilla y la meta, contra sólo tres perdidos. Un total de + 47. Eso habla de su capacidad para recuperar en carrera lo que el coche le regatea en la calificación. Eso es lo que le permite llegar al último día metiéndole aún presión a Vettel, que conduce un coche muy superior.

El domingo fue un poco decepcionante, no podemos negarlo. Los muchachos del fútbol sala perdieron de la forma más cruel, en los últimos segundos de la prórroga. La Davis voló, a pesar de ese fenomenal Ferrer y del brío de sus compañeros de equipo. Tampoco Alonso consiguió entrar por delante de Vettel, como pretendía, pero sí sólo un puesto por detrás. Lució en el podio de Austin, con su sombrero de 'cowboy' y el aire del que sabe que aún le queda alguna bala en el tambor. No es fácil que gane este campeonato, no, pero pelea como gato panza arriba y despierta mi admiración. Eso es deporte.