Opinión

Opinión

Yo Digo Juan Jiménez

Baptistao, lo que cuesta un Golden Boy y un curioso aniversario

La falla diaria. Contrariamente a toda lógica, el Valencia continuó su semi-hazaña ante el Bayern, comunión con la grada incluida, con un tsunami de inestabilidad. Perdió 4-0 en Málaga con un once inicial con diez extranjeros y, por primera vez desde la era Koeman, sin ningún valenciano. Banega le negó la mano a Jonas en un cambio. Feghouli, héroe ante los alemanes, fue retenido por conducir sin carné. Y además de los últimos ataques de Roig pendientes de una posible querella de Llorente, el costarricense Mario Alvarado aseguró negociar la compra del club... Imposible más fuego en menos tiempo.

O Rei. La web Pasión por el Rayo ha bautizado así a Leo Baptistao. La osadía podría comprenderse con este curioso dato cortesía de Mister Chip. Los últimos nueve futbolistas Sub-21 que marcaron seis o más goles en las primeras 13 jornadas de Liga fueron Julen Guerrero, Ronaldo, Saviola, Torres, Messi, Agüero, Rossi, Higuaín y Mata. Casi nada.

Paradojas. El final de Pochettino y la llegada de Aguirre han quitado el foco de Wakaso, que acusó a los árbitros de acribillarle a tarjetas (siete amarillas y una expulsión) por el color de su piel. El ghanés esconde un curioso dato a su favor. Es el jugador que más faltas recibe (32, las mismas que Iago Aspas, en un partido menos).

Golden Boy. Isco es finalista, junto a Courtois y El Shaarawy, del galardón que entrega Tuttospot. La feliz noticia es, sin embargo, motivo de inquietud en el Málaga. El sueldo de Isco no llega a 500.000 euros. Mario Husillos, director deportivo, asegura que se le ampliará en breve el contrato (y la cláusula). Su ficha ascenderá a 1,5 millones anuales. Pero necesita el empujón del jeque. Y la Premier acecha.

Fue real. Sufre Anquela con un Granada en descenso al que han pasado cosas tan raras esta semana como que la Policía Local de Armilla multe a varios jugadores por dejar sus coches mal aparcados. La crisis ha tapado un acontecimiento que paró la ciudad hace ahora 25 años. Maradona vistió de rojiblanco ante el Malmoe para subvencionar el fichaje de su hermano Lalo. Diego, que también trajo a su otro hermano Hugo a la fiesta, lució el dorsal nueve y le dejó su diez a Lalo. Pero quien marcó de falta directa, e hirvieron Los Cármenes, fue el irrepetible Pelusa.