Opinión

Opinión

Yo digo Javier G. Matallanas

Otra gran noche de El Tigre

El destino quiso que la Gala del As se celebrará al día siguiente de la gesta de Radamel Falcao García ante el Deportivo. El colombiano entró en la historia del Atlético convirtiéndose en el segundo jugador rojiblanco, tras Vavá, que anota cinco goles en un partido de Liga. El primer colchonero que lo logra en el siglo XXI (segundo delantero pentagoleador tras Morientes). Toda esa estadística pentagoleadora quedó anoche superada por el glamour que desprende el colombiano en la alfombra roja. Vestido de gala se asemeja más a un actor que a un futbolista. Y sus maneras y atención mediática son las de un premiado con un Óscar de Hollywood.

Al galán colombiano también se le podría buscar un papel de protagonista en un culebrón. Pero el no quiere entrar en ese tipo de series. Su perfil va por arriba. Y aunque su papá la lió en septiembre con el Madrid y cada vez que hay parón de selecciones se le pregunta al propio Radamel y el contesta que, lógicamente, su futuro está abierto, el domingo, ayer, hoy y hasta final de temporada más que probablemente Falcao es jugador del Atlético de Madrid. Lo que sea, será, pero a día de hoy protagoniza junto a sus compañeros, dirigidos por Simeone, el mejor arranque del Atlético en la Liga. Ganar el campeonato suena a utopía. El Atlético va el domingo al Camp Nou como fue hace diez días al Bernabéu: va a competir, pero no cuenta con esos puntos. Falcao, como el resto de sus compañeros no tuvo su noche en Chamartín. Y quiere resarcirse ante el Barça. Ayer sí tuvo su noche. Todos los focos sobre él. Dicen que a Florentino Pérez le gusta mucho. Y al presidente del Madrid no se le resiste un fichaje. Pero con El Tigre lo tiene harto complicado. Sólo lo conseguiría abonando íntegra la cláusula de rescisión y con la declaración pública de Radamel que quiere jugar de blanco. Esas condiciones hoy no se dan. Y en los próximos meses parece que tampoco. Hoy El Tigre es del Atlético.