Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Javier G. Matallanas

Twitter y las leyendas urbanas

Los más críticos con Twitter afirman que es una barra de bar repleta de borrachos. Twitter, como todas las redes sociales, es la libertad en su máxima expresión, porque así lo permite la formidable herramienta que es Internet. A la libertad no hay que tenerla miedo. Quienes temen a la libertad suelen intentar cercenarla. En Twitter se encuentran informaciones, opiniones o estados de ánimo de cualquier ciudadano. Pero Twitter no debe ser un arma arrojadiza contra los periodistas, cuyo oficio es contar noticias y seleccionar la información. Esta red bien usada, como Internet en general, es maravillosa. Pero es un mundo minoritario porque la mayoría de la gente ni lo tiene, ni habla de lo que se discute en la órbita twittera.

Altos ejecutivos del Real Madrid están convencidos de que la opinión que ofrecen en Twitter seguidores del Madrid es el sentir del madridismo. Muchos madridistas no tienen Twitter y no siguen las corrientes de opinión generadas en esa red social, corrientes respetables afeadas por los insultos de los trolls, seres anónimos que viven para provocar y encizañar. La encuesta que desveló un twittero sonaba verosímil, conociendo la leyenda urbana de que Florentino encarga encuestas periódicas a los socios. Desde el club lo desmintieron. Y, quizá, se habrán dado cuenta de que Twitter no es la panacea. Ni la vía para desprestigiar al periodismo.