Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Juan Mora

La Vuelta de los Machos (II)

El año pasado la Vuelta resultó un éxito. Contador, Valverde y Purito protagonizaron una carrera como no se recordaba. Los ataques fueron implacables y continuos. En ello tuvo mucho que ver el recorrido. Un recorrido con diez llegadas en alto que aterrorizó a más de uno y que acabó con las fuerzas de otros grandes ciclistas como Froome e Igor Antón. Fue la Vuelta de los Machos. Al acabar, muchos la pudimos considerar irrepetible. Quizá sea así, pero no será por deseo de Unipublic, la empresa organizadora. Este año ha preparado la segunda edición de la Vuelta de los Machos, y no con diez llegadas en alto, sino con una más. Para que quienes quieran y puedan encuentren terreno sobrado donde atacar. Por cuestas y puertos, que no quede.

Ha quedado demostrado que en el ciclismo actual se sacan tantas diferencias o más en las grandes cuestas o los pequeños puertos que en las etapas maratonianas que encadenan cimas monumentales, porque en éstas los corredores se reservan para la última subida. Por eso la Vuelta ha encontrado ahí su espacio y su personalidad, lo cual no supone eliminar a nuestros colosos. Este año mismamente una de las metas estará en el terrorífico Angliru. Otra se reserva para la sorpresa, y si en la pasada Vuelta la novedad fue el Cuitu Negro, en ésta será el alto de Haza Llana, en Granada. Y aún habrá más llegadas de importancia, que unidas a otros finales en alto componen una Vuelta interesante, atractiva y personal: la Vuelta de los Machos (II).