Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

El Madrid y el abismo

Vivir cómodamente al borde del abismo sólo lo saben hacer aquellos que tienen una capacidad mental extraordinaria. Cualquier conflicto despista, una decisión entendida como injusta te enciende si no tienes en la genética de grupo la capacidad de centrarte en lo que tienes entre manos y la exigencia de ganar. Eso se aprende desde muy pequeño en los clubs grandes. Me contaron que en el Barcelona y en el Madrid, los padres no pueden preguntar a sus chavales si han ganado su partido, pero sí si se lo han pasado bien. Esa anécdota puede llevar a engaño porque hasta los infantiles se acostumbran y se les pide vencer. Eso sirve para superar obstáculos en el fútbol y la vida.

Hay jugadores que transmiten esa exigencia porque llevan toda la vida en el club y otros que se les ficha porque son así. Ayer tocó sacar de dentro todo eso porque el partido se torció muy pronto. Aunque la Real podría haber sido también un poco menos blandita.