Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Juan Mora

Los Hispanos no estarán solos

El balonmano es un deporte muy popular, porque todo el mundo lo conoce, pero muy poco seguido, porque sus competiciones se desarrollan ante la indiferencia del aficionado. Eso sí, el público responde cuando la ocasión lo requiere. Ciudad Real era una fiesta cada vez que jugaba el equipo, y el Atlético es capaz de meter 10.000 espectadores en Vistalegre si el partido lo merece. Ahora nos llega el Mundial, y hay dudas y hasta temor de que el público no responda. Encima hubo que trasladar deprisa y corriendo la sede de Madrid a la Caja Mágica, lo que no facilitaba precisamente la asistencia de público. Pero se ha superado la prueba: los Hispanos no estarán solos en Madrid. Se ha visto en el Memorial celebrado este fin de semana.

La entrada era gratis, sí, pero la oferta de ocio es tan grande en Madrid que ningún espectáculo tiene asegurado el éxito. Y tampoco es lo mismo acudir al Palacio de los Deportes, en el centro de la ciudad, donde ayer a la misma hora jugaba el Madrid de baloncesto, que desplazarse hasta la periferia, a un lugar, además, que aún no tienen bien ubicado ni los propios madrileños. Pues que 4.000 personas asistieran a ver a la Selección, sin apenas nada en juego y ante rivales muy flojitos, es buen presagio. El balonmano puede resultar divertido, y hasta entusiasmar en determinadas ocasiones. Hay goles, agarrones, se permiten los contactos... Esto, con un título en juego y una Selección favorita, es garantía de éxito. Por parte del público, que no quede. Responderá.