Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

El viaje más complicado

Zidane solía decir en pretemporada que ese año no, ese año no iba a Pamplona. Así se preparaba el equipo para uno de los viajes más complicados de la temporada. Al final, claro, siempre iba, pero la historia sirve para descubrir las dificultades externas que se le ha planteado en El Sadar al Madrid, anoche y siempre. Igual tampoco ayudó mucho que el Madrid se desplegara como si estuviera Cristiano (directo, balones largos, contra, poca posesión), pero así está montado este conjunto.

El caso es que se jugó en un campo frío, pequeño, con presión ambiental y todo cuenta. Si impresionaba a Zidane, cómo no lo va a sufrir Varane, por ejemplo. Hubo un once que construyó desde atrás, adelantó la línea defensiva, tuvo posesión, pero no fue el Madrid. ¿Y eso? Pues por El Sadar, pero además, si uno se fija en las sustituciones, en el lenguaje corporal del técnico, en la falta de intensidad y otras cosas, parece que la Liga se ha convertido en una competición menor para los blancos.