Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

yo digo Guillem Balagué

Matt Jarvis en 'Attitude' y una pregunta: ¿dónde estáis, futbolistas gays?

La homosexualidad y el fútbol. Primero fue David Beckham en el 2002, luego Freddie Ljungberg en 2006. Desde entonces nadie se había atrevido a posar en la portada de la revista británica gay Attitude. Este mes lo hizo Matt Jarvis, al que convencieron tras presentar con su esposa un premio en una ceremonia organizada por la revista. "¿Por qué no?", pensó. Pero hizo más: reflexionó sobre la situación de los futbolistas gays, inexistentes en apariencia. "Es parte de la vida diaria, nadie se mostraría extrañado (si algún futbolista se declarara homosexual). Seguro que hay muchos, pero entiendo que anunciarlo es otro tema. Lo habrán pensado en muchas ocasiones pero es difícil". Lo que Jarvis tiene claro es que, por un lado, las carreras de los jugadores gays sufren porque no pueden mostrarse como son (barreras psicológicas que les impiden crecer) pero por otro lado considera que, si quisieran salir del armario, obtendrían más apoyo del que seguramente sospechan. El único británico en publicitar su homosexualidad fue Fashanu, que acabó suicidándose.

Jugadores que padecen depresión. Esto que sigue tiene cierta relación: la presión del fútbol puede con muchos. Según un nuevo informe, tres cuartas partes de los futbolistas británicos creen que la depresión es un problema serio entre sus compañeros. Menos de un año después del suicidio de Gary Speed, que padecía problemas psicológicos, muchos de ellos conocen casos de futbolistas que han tenido que ocultar su enfermedad porque creen que no se les apoyaría lo debido, que no se les entendería. El entrenador del Celtic, Neil Lennon, es de los pocos que se han atrevido a hablar de su sufrimiento mientras intentaba superar su depresión.

Primeras conclusiones de una temporada rara. Hemos pasado el ecuador de la temporada en la Premier League y se pueden definir ya algunas tendencias. Está siendo un curso extraordinario: los que van primeros, el Manchester United, han empezado perdiendo un 58 por ciento de sus partidos. Peor incluso que el Aston Villa que van decimosexto (53%). Han encajado ya 29 goles, cuando 7 de los últimos 10 campeones de liga recibieron los mismos tantos o menos... durante toda la temporada. El líder de la Premier pues está lleno de defectos que suelen mostrarse abiertamente cuando se cruza con un equipo sólido en Europa.