Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

Khedira hace todo lo que se le pide

Qué sacrificado es jugar de mediocentro en el Madrid. Xabi Alonso ha corrido más en los últimos dos años y medio que en el resto de su carrera. Bueno, casi. La exigencia física es máxima en esa posición y Khedira se ve obligado a olvidar su instinto ofensivo que fue el que le llevó a la selección alemana. Recibe palos, se duda de su valor pero hace justo lo que se le pide, siguiendo la tradición mourinhista, los seis de atrás suben poco o en partidos grandes nada. Ayer, al lado de Özil y Modric se soltó y con ese estilo engañoso de tan poca estética creó tanto peligro como cualquier otro delantero.

En el gol de Benzema apareció incluso más adelantado que el ariete y no se sorprendió cuando el francés dejó pasar el balón; se lo devolvió con un toque y en el lugar preciso. Khedira fue capaz de entender cuándo podía correr hacia delante y participar en la jugada, y eso es un talento. De hecho, una de las capacidades más cruciales para un centrocampista. Seguirá teniendo mala prensa, pero es uno de los mejores futbolistas de este Real Madrid. Este está siendo el año en que empieza a ganar ascendencia sobre el grupo: denle más libertad y seguirá creciendo.