Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

Cuando dos hermanos se pelean...

Durante un tiempo se ha venido diciendo que la relación entre José Mourinho y Cristiano Ronaldo no es la ideal entre el líder de un proyecto de dimensiones mastodónticas como el Real Madrid y la principal figura del equipo. Nadie había dado demasiadas pistas sobre posibles enfrentamientos o diferencias entre ellos. De hecho, parecía que la estrategia de comunicación planteada por ambos esta temporada era paralela y hasta similar. Los dos se han mostrado descontentos con el club y han dejado dudas sobre su futuro.

Y de repente, coincidiendo con la tensión reinante en el club, con el lenguaje corporal de un entrenador que no parece estar disfrutando de su trabajo, con la diferencia abismal de puntos con el gran rival, con el anuncio de que Cristiano se quedará en el Madrid hasta el final de su contrato (que es otra manera de decir que no va a renovar), se cuenta que tuvieron un encontronazo al final del partido contra el Valencia. Los que quieran explicarlo como una de esas cosas que pasan a menudo pero quedan entre bastidores insistirán en que lo normal es que esto ocurra y que si no se sabe es porque la gente es discreta.

Los que vean algo más que una diferencia de opinión entre un entrenador y su pupilo concluirán que es un reflejo de cómo está el equipo o el club en este momento: dando tumbos, con dudas sobre el liderazgo. Yo me apunto a la versión intermedia: pasa siempre, no siempre se sabe que pasa, pero cuando pasa es porque no todo va lo bien que debería.