Opinión

Opinión

yo digo Santi Giménez

Normalmente, las fuentes son más interesadas que interesantes

Cotilleos de portería. Llevamos una semana divertida. Ya decían las abuelas que los cotilleos empiezan desde las porterías. Ellas se referían a otra cosa, pero en el Barça y el Madrid parecen habérselo tomado demasiado a pecho. A los periodistas les enseñan que antes de publicar hay que contrastar con las fuentes. Pero no siempre es tan fácil. Últimamente, se vive a base de comunicados sin derecho a réplica. Veamos.

Caso Barça. Valdés dice que se va. Para contrastar la noticia tenemos a un portero (el interesado) que, de momento, no piensa decir ni mú; unos agentes que dictan un comunicado a EFE y luego no cogen el teléfono; un director deportivo que habla para la tele del club sin admitir réplicas y un presidente cuya última noticia conocida es un abrazo con Puyol. El marrón del toma y daca se lo comió el de siempre. Tito Vilanova antes de irse a Nueva York fue el único con vergüenza para tomar el toro por los cuernos a pesar de haber salido corneado por el propio portero. Caso Madrid. El presidente convoca una rueda de prensa de cuarto de hora para desmentir una portada, dos jugadores hacen un comunicado y luego queda todo el mundo en mal lugar. En estas ocasiones, hay que recurrir a los clásicos. Vito le dijo a Michael Corleone: "Desconfía de quien te ofrezca pactos. Ése es el traidor".

Debate de Redes. Lo que se ha generado, tanto en un caso como en el otro, es un debate bestial en las redes sociales en el que las opiniones son un océano que se abastece de gotitas de versiones. La pluralidad debería venir de la diversidad de puntos de vista, siempre y cuando ésta se sostenga en diversas fuentes. Hoy, el ciclo se ha invertido inefablemente y los mares se comen a las fuentes. Y tampoco nos engañemos, las fuentes son siempre interesadas. Y a veces, interesantes.

Fuente prematura. Que una de las noticias de portada en algunos medios haya sido el nacimiento del hijo de Piqué y Shakira habla del camino que tomamos, pero son opciones. Que el bebé tenga ya Twitter nos indica hasta dÓnde debemos esperar a las fuentes. Después de saber su número de socio, cuando le mide el pie, que significa su nombre en sánscrito y sus regalos, esperamos ansiosos una primera declaración del tipo: "Tengo caca".