Opinión

Opinión

Yo Digo Alfredo Relaño

'Comida de los Cuatro', puenteo a Mou

No estuve en la 'Comida de los Cuatro', de modo que no puedo certificar lo que se habló allí. Pero fue una comida de los jefes con los indios sin el jefe de los indios presente. Un puenteo, en fin. Ayer sacamos en AS los precedentes de este tipo de comidas, que Florentino siempre ha hecho. Siempre con el 'manager', fuera Valdano o algún otro (marchado él, Sacchi y Pardeza han hecho esas funciones). En ausencia del entrenador, claro, lo que daba lugar a pensar que el futuro de éste estaba en el aire, como bien ha pasado cada vez. Ahora ha sido sin el manager-entrenador. Porque Mou es manager.

Imposible pensar que no se hablara de él, ¿no? Estas comidas siempre me hicieron compadecer al puenteado, desde Del Bosque en la primera de todas, hasta Mourinho ahora. ¿Qué tienen que hablar Florentino y José Ángel Sánchez con los dos capitanes-represaliados sin el 'entrenador-manager' delante? Esas cosas sólo pueden salir mal, y mal salieron. Luego vino el fuerte desmentido, que me sonó al 'never, never, never' con que nos obsequió a nosotros Florentino cuando anunciamos conversaciones por Beckham. Y ya vimos. Y veremos si en septiembre siguen juntos Mou y los dos capitanes o no.

El problema es llevar el club con componendas. Mourinho tiene todo el poder, pero hasta cierto punto. Puede quitar a Casillas, pero no consigue que el club tenga un personaje en la UEFA que funcione. Puede abandonar un entrenamiento (o no viajar a Zúrich) porque prefiere ver jugar a su hijo pero no se siente con influencia sobre el entrenador del Castilla. Puede elegir cuándo habla y cuándo no, pero no consigue determinar la política de comunicación del club. Es pero no es, está pero no está, le temen pero se juntan a hablar de él en un puenteo de manual. Así no se lleva un club, ni con ni sin Mourinho.