Opinión

Opinión

Yo Digo Juan Jiménez

El primer británico del Mallorca y el recuerdo subliminal de Rukavina

British Mallorca. El Mallorca, en serios apuros, se refuerza. Sus dos últimos fichajes son Tissone, que ya jugó en Palma, y el escocés Alan Hutton. Hutton es el segundo británico en la historia del club bermellón. Su antecesor, Joseph Armstrong, llegó en 1983 procedente del Watford después de una rocambolesca operación en la que el Mallorca tuvo que pedir autorización a Hacienda para sacar del país 43 millones de pesetas, 190.000 libras esterlinas, y así formalizar el traspaso. Gerry Armstrong no fue famoso en España por su paso por la isla, sino por hacer el gol de Irlanda del Norte, previo fallo de Arconada, que derrotó a la Selección (0-1) en su Mundial'82 en uno de sus horribles partidos de la primera fase en Valencia.

De Xavi a Hong Kong. Xavi, recién renovado hasta 2016, hace historia como Casillas. Pero no todos sus compañeros de viaje en aquel premonitorio Mundial juvenil de Nigeria han seguido un camino tan glorioso. Los hay de carrera alta (Marchena), media (Aranzubía, Barkero o Colsa, que acaba de rescindir con el Mirandés), casos de ida y vuelta como Rubén Suárez, que pasó por China (ahora en Almería). Y exóticos hasta el extremo. Pablo Couñago, que pasó un buen tiempo en Ipswich Town y Crystal Palace), ya ha jugado esta temporada en Vietnam (Dong Tam Long Am..., y Hong Kong (Kitchee SC).

1890 minutos. Los que suma Antonio Rukavina, lateral del Valladolid y único futbolista de campo que ha completado los 21 partidos de Liga. Los jugó de manera impecable hasta el último minuto de esos 1890. Rukavina, hombre de confianza de Djukic, que lo controlaba desde su época de seleccionador serbio, aún trata de encontrarle explicación subliminal a su gol en propia puerta al Levante. Tal vez recordase los colores azul y grana de su primer club, el Bezanija.

Familia. Lucas Alcaraz, nuevo técnico del Granada, debutará ante el Madrid, club al que está unido casualmente por dos 'lazos familiares'. El 17 de diciembre de 2004, en vísperas de un Racing-Madrid, tuvo que abandonar la concentración de los cántabros para ver nacer a sus mellizos, Lucas y María. Y hay más. Su abuelo materno, José González, aún está en los libros como uno de los jugadores que fichó con más edad por el Real Madrid. Treinta y tantos.