Opinión

Opinión

YO DIGO Alfredo Relaño

Al Madrid le sienta mal Despeñaperros

Granada vivió una noche feliz, con su equipo renovado en el mercado de enero. Entrenador (Alcaraz) y cuatro futbolistas de refresco. Tres de ellos jugaron de salida, Recio, Nolito y Aranda, y el cuarto, Buonanotte, compareció al final. Una inyección de sangre nueva e ilusión que sacudió a un equipo metido en zona peligrosa y a una afición que se estaba empezando a desilusionar. Esa sacudida le bastó al Granada para batir a un Madrid que ha recaído. Un plan, un orden, un entusiasmo general, un portero correcto y el golpecito de suerte (autogol de Cristiano). Con eso ganó el Granada.

El Madrid fue muy poco. Parece que el vaciado físico y emocional del partido copero con el Barcelona le pesó. Hizo una primera parte fría, absurda. En la segunda, meneado por los cambios, le echó más interés pero eso sólo sirvió para exhibir impotencia. Apretó pero no consiguió hacer de Toño el héroe de la noche, aunque sí mostrarse una vez más como un buen portero de Primera División. Pero es que fue un Madrid sin juego colectivo, como suele, y esta vez también sin individualidades. Ningún jugador de ataque estuvo en sus máximos, ni cerca de ellos. Y alguno estuvo cerca de sus mínimos.

Cristiano se vació, pero algo le molesta en el tobillo desde aquel mal gesto el día del Getafe. Di María estuvo horrible. Higuaín anduvo despistado y Benzema no le mejoró, sólo se hizo notar por un fallo clamoroso. Callejón peleó como un jabato, pero sin atinar. Marcelo, que entró por Coentrao, no hizo ni una sola incursión. Huelga decir que Arbeloa tampoco. Modric no es Özil y a Xabi le hemos visto mejores partidos. Descontados los centrales, estupendos como siempre, el Madrid fue la nada ¿Será Despeñaperros? Los cuatro viajes a Andalucía los ha perdido. Ahí se ha quedado su Liga.