Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

Que llegue pronto la Champions...

Ayer, el Granada defendió con todos, ordenado y cediendo espacio en la banda, con tres tíos que debutaban en el once titular, preparado para que el Madrid tuviera el balón: todas ellas buenas decisiones de Alcaraz, por supuesto. Y el Madrid no aprovechó la posesión, ni el espacio cedido, ni tampoco creó las condiciones necesarias para que Cristiano ganara sus duelos con los defensores. El equipo estaba lento y con poca ayuda de los laterales. Y esas cosas se intentaron corregir en la segunda mitad a lo Madrid. Buscando un juego directo y pidiendo a los buenos que desequilibren. ¿Por qué no se solucionan las dificultades con más posesión y paciencia?, se preguntan muchos. Me da que es porque el equipo está hecho así, con sus ventajas e inconvenientes. ¿Y cómo se hace un equipo así? Desde el primer minuto del primer entrenamiento.

Si en lugar de rondos y posesiones, al jugador se le pide que haga ejercicios a uno o dos toques, siempre buscando la jugada rápida, llegar al área y finalizar, si eso se hace una, diez, doscientas, mil veces, el cerebro (que se sabe desde hace poco que es moldeable, flexible como la plastilina) le pide hacer eso al futbolista en cada movimiento, en cada partido, en cada situación, sea cual sea el resultado. No se puede crear un conjunto con estas características y pedirle que de repente haga un rondo en todo el campo. De ese modo tan de Mourinho se asaltará la Champions, donde habrá mucha más tensión competitiva que ayer, seguro.