Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo Digo Alfredo Relaño

La contraseña Rsoc y la Real Sociedad

¿Corresponde la contraseña Rsoc a la Real Sociedad? Eso es lo que se deduciría de las revelaciones del expresidente del club, Iñaki Badiola, que afirma haber encontrado prácticas dopantes (que habría descubierto por los correspondientes pagos en B) al llegar a la Real. Astiazarán, que ocupó la presidencia en buena parte del periodo bajo sospecha y que ahora preside la LFP, niega que conociera o consintiera tales hechos. Su escrito contradice frontalmente la versión de Badiola. Nada sería más deseable que la Operación Puerto desvelara lo que hay de verdadero o falso en las acusaciones de este.

Quienes le refutan recuerdan que metió a la Real en Ley Concursal (eso no es una gran excepción en nuestro fútbol) y que fue inhabilitado por dos años. Hay algo en el empeño por desacreditar al testigo que me recuerda lo que ocurrió en el caso Manzano, que describió de la A a la Z las prácticas dopantes en el ciclismo. Este se cerró en su concha, se le desacreditó hasta la infamia, siguió en lo que estaba y así han ido las cosas en aquel deporte. La verdad es la verdad, tanto da que la diga Agamenón o su porquero. Cebarse con la figura polémica de Badiola no va a resolver esto.

El problema es que en la Operación Puerto ha salido a relucir la contraseña Rsoc y ha resultado imposible no conectarla con las denuncias de Badiola cuando se hizo cargo del club, refrescadas de golpe. Se puede mirar para otro lado, desde luego. Pero eso ha estado haciendo el ciclismo tanto tiempo y ya vemos lo que ha pasado. Los focos de contaminación que haya habido en el fútbol (el caso Gurpegui-Padilla fue uno de ellos) o en otros deportes conviene conocerlos, aislarlos y aclararlos. En eso consiste tolerancia cero. Yo aún aspiro a que la Operación Puerto sirva para algo: para reconocer el problema.