Opinión

Opinión

Yo digo | Juan Mora

Un juicio lleno de trampas

Desde Francia nos llega que el juicio de la Operación Puerto está resultando una farsa. Al menos esa es la impresión que tiene el presidente de la Federación Francesa de Ciclismo, cuya opinión en ese país marca tendencias. Es una noticia preocupante, porque emborrona aún más nuestra imagen. Y lo que es peor: esa impresión también se comienza a tener en España. No nos explicamos que la jueza que lleva el caso no aceptara el ofrecimiento de Eufemiano Fuentes a desvelar la identidad de las bolsas de sangre. Sin embargo tiene su explicación, me dice un experto letrado: "Los abogados de la defensa quieren que la jueza cometa un error; entonces considerarían que se está saliendo del objeto del proceso y éste podría considerarse nulo".

Julia Patricia Santamaría es una jueza escrupulosa, seria, ordenada e impasible, me asegura mi fuente, quien añade: "Está demostrando frialdad en un proceso con una gran influencia mediática , y no la está perdiendo pese a las artimañas de los abogados. No lo consiguieron cuando Fuentes hizo ese ofrecimiento, que era toda una trampa. ¿Por qué no dijo los nombres cuando se los preguntó la fiscal? Porque quería que se lo preguntara la jueza, lo que hubiera supuesto introducir elementos contrarios en el procedimiento, pues lo único que se juzga es un presunto delito contra la salud pública". Tampoco se entiende mucho esto, pero quienes saben de leyes dicen que hay que tener paciencia. La judicatura, nos dicen, tiene reglas y tiempos incomprensibles.