Opinión

Opinión

Yo Digo Alfredo Relaño

Hacia un Clásico a las cuatro de la tarde

Ya saben: el próximo Clásico de Liga está embocadillado entre el de vuelta de la Copa (martes 26 de febrero) y el de vuelta de Champions (martes, 5 de marzo, Manchester United-Real Madrid). En esa semana se juegan los blancos la temporada. El Madrid hubiera querido, y así lo hizo saber, que el Clásico de Liga se jugara el viernes 1, a fin de tener un día más de descanso antes de Old Trafford. No se le concedió, pese a que este curso se ha instalado el partido liguero de los viernes como un hábito. Ahora pide que ya que ha de ser el sábado, al menos sea a las cuatro de la tarde, para ganar unas horas.

Vayamos primero con lo primero: el viernes. ¿Por qué no se concedió? Escuché excusas banales. Una, que si el partido en abierto o no sé qué. Partidos en abierto ha habido casi cualquier día, desde luego viernes y lunes, y también algún sábado. Nada obliga a que el del viernes sea el abierto. Luego, que la quiniela, que si al meterse todo un Clásico en viernes la quiniela se resentiría en su recaudación. Al final, hurgando, deduje que es que el Barça no quería. El Barça descansa la semana siguiente y no veía por qué meterse dos clásicos en cuatro días para luego descansar diez. Así que será el sábado 2.

Ahora el Madrid pide las cuatro de la tarde. Algo se hace raro en ver un Clásico con luz natural, pero ¿es impedimento eso? Desde luego, las cuatro de la tarde no son 'prime time', pero estaremos todos de acuerdo en que un Clásico lo busca la audiencia a la hora que sea. Si para alguien fuera incómodo sería para el parroquiano del Bernabéu, pero eso es cosa del propio Madrid. No veo motivo para que esta petición no sea atendida, salvo algún empeño de chinchar. El Madrid ya se sintió raro jugando un lunes, sin entender bien los porqués. No veo ahora razones defendibles para no atender esta petición.