Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo Digo Alfredo Relaño

El Clavo Ardiendo es Cristiano Ronaldo

"El Clavo Ardiendo este año se llama Cristiano", dijo Valdano en el Carrusel de la SER. Y así es. Con ese jugador sobre el campo, pletórico como está, el Madrid aún puede aspirar a dos competiciones este año, la Copa y la Champions. Es colosal su estado de forma, que viene a coincidir con una especie de paz interior que ha tardado en lograr. Ya no es el jugador ególatra, caprichoso e insolidario que tantos reparos provocaba a pesar de su rendimiento excelente. Ahora es un futbolista integral, ejemplar, que coopera, baja y se proyecta en carreras largas, hermosas. Y que marca goles a pares o a tríos.

El Sevilla salió al Bernabéu sin demasiado ánimo, y entre eso y el estado de forma de Cristiano resultó machacado. Debatimos en Carrusel sobre si esta es la mejor versión conocida del fenómeno. Yo, desde luego, estoy en que sí. En el Manchester llegó a estar muy bien integrado, e incluso admito que era más habilidoso y preciosista que ahora. Su fortaleza y su musculación han simplificado algo su juego. Pero ha ganado en inteligencia, da ya un perfecto sentido a todo lo que hace y su remate es demoledor. Ahora tocan el Manchester y la vuelta de la Copa con el Barcelona. Llegan en el momento ideal.

El partido duró lo que él. Mourinho le retiró porque no era cosa de arriesgar a un jugador así con 4-0. Luego todo consistió en analizar la reaparición de Pepe (que jugó sus minutos de medio, aunque entiendo que para equilibrar el equipo, con diez desde la expulsión de Higuaín) y en especular sobre la alineación que saldrá el miércoles. ¿Pepe o Varane en la defensa? ¿Jugará Di María? Si no lo hace, ¿jugará Özil a ese lado y veremos a Kaká, estimable ayer? ¿Benzema o Higuaín? ¿Y los dos, a falta de Di María y Kaká...? En el fondo, todo es casi lo mismo si el equipo lo corona un Cristiano en esta forma.