Opinión

Opinión

Yo Digo Alfredo Relaño

Las hienas salen después del Clásico

Lo mejor del vídeo de las hienas es que TV3 pidió perdón. Ya se sabe, de sabios es rectificar, aunque de más sabios aún es no equivocarse. Lo malo es que existiera el vídeo. Y lo peor es que no haya venido a ser más que la culminación de una escalada de malos rollos que empezaron justo al acabar el último Clásico. Un partido que a todos nos pareció excelente, que despertó elogios entusiastas de toda la prensa internacional, que dejó todo abierto para el partido de vuelta. Pero fue acabar el choque y empezar las acusaciones: que si este escupió, que si el otro dijo, que si aquel de allá contestó...

Hace dos primaveras tuvimos una Tormenta de Clásicos de la que salimos abochornados. Aquello fue horroroso. El Madrid pegó mucho, el Barça fingió que le pegaban más todavía, los arbitrajes fueron de aúpa, Guardiola se sobró con aquello del 'puto amo' y la 'central lechera' y Mourinho acabó clamando al cielo aquellos '¿por qués?' en los que no dejaba en pie ni a UNICEF. Todavía la Supercopa siguiente tuvo sus escenas. De aquello quedaron resquemores que el trío Casillas-Xavi-Puyol supo limar en la Selección. Y las cosas han ido a mejor progresivamente, hasta ese magnífico último Clásico.

Pero me parece que hay, en las dos ciudades y hasta en las dos plantillas, quienes añoran aquella primavera de gresca. La añoran hasta el punto que se imaginan verla repetida cada vez que vuelven un Clásico, y si no ocurre frotan y frotan el partido o el postpartido hasta que saltan chispas: una imagen equívoca, un gamba dispuesto a chivarse de algo... y ya está. Lío otra vez. Y no, no hubo lío en el último Clásico ni espero que lo haya en los siguientes ni lo deseo. Espero que este patinazo de las hienas y la consiguiente rectificación de TV3 nos enseñe a todos que no lleva a nada bueno evocar aquella primavera negra.