Opinión

Opinión

Yo digo Guillem Balagué

El Manchester se entrenará en Carrington y viajará a Madrid

Ferguson, un hombre de costumbres fijas, cambiará su rutina

Alex Ferguson analizó la derrota en la final de la Liga de Campeones de 2009 ante el Barcelona desde diferentes perspectivas. Su primera sensación fue que merecían haber ganado: en los primeros diez minutos, Cristiano tuvo dos ocasiones claras que hubieran desnivelado el encuentro. Luego, revisando aquella final antes de la de 2011, llegó a la conclusión que fue una derrota muy injusta y que tuvieron cinco oportunidades en la segunda mitad para vencer al Barcelona. Pero, al margen de lo que ocurrió sobre el césped, creyó haberse equivocado en la preparación del encuentro.

Metió a sus futbolistas tres días en un hotel de Roma apartados del mundanal ruido, alejados de la afición, de la tensión de una final. Tenían televisión inglesa en las habitaciones y también les llegaban los diarios. En ellos, la sensación era abrumadora: no hacía falta jugar la final, el Manchester, vigente campeón de Europa, era muy favorito. Les creó una falsa sensación de seguridad que se fue desvaneciendo a medida que transcurría el partido. Ferguson admitió que tenía que haber relajado a su equipo mucho más, acercarles a la calle. Y en 2011, en la final de Wembley, se llevó a sus jugadores, concentrados en un hotel céntrico, al teatro dos días antes (a ver el musical Jersey Boys) y de paseo el día anterior.

El de hoy es el partido más importante de la historia reciente del Manchester United desde Wembley. La prensa local insiste en que es peor equipo que el que llegó a las finales de 2008, 2009 y 2011, pero si algo define al Manchester de Ferguson es que ha respetado una línea de juego desde hace dos décadas: seis tipos fuertes atrás y cuatro delanteros veloces que saldrán a la contra. Y en cuanto a costumbres, Ferguson, con la excepción de 2011, gusta de repetirlas para que los grandes partidos parezcan solamente uno más.

Plan. La percepción de que Ferguson sólo da alineaciones es falsa. Como también lo es su admisión de que entrena todos los días. La verdad está entre medias, pero tiene una metodología y cuida los detalles. En esta ocasión, el equipo se entrenará en Carrington durante la mañana. En sus otras visitas a Madrid, en 2000 y 2003, sí se entrenaron en el Bernabéu. Esta vez llegará a las 18:00h. y descansarán el resto del día en el hotel Eurostars, el mismo que suele utilizar el Barça y una de las cuatro torres situadas en la antigua Ciudad Deportiva del Madrid y que Florentino Pérez puede divisar desde su oficina en ACS. Desde ahí se ven, como le gusta decir, Figo, Beckham, Ronaldo y Zidane.

Después, Ferguson dará conferencia de prensa en el Bernabéu a las 19:15 horas, una hora después que Mou. El equipo se quedará en Madrid tras el encuentro y viajará de vuelta a Manchester al día siguiente.