Opinión

Opinión

Yo digo Santi Giménez

La rara relación entre Neymar y Keirrison

La actual Junta del Barça­, cuando estaba en sus cuarteles de invierno esperando el momento para acceder a la presidencia denunció (con más razón que un santo) la ruinosa operación del Barcelona respecto al fichaje de Keirrison y Henrique por el Barcelona. Dos jugadores brasileños que nunca jugaron un partido oficial con el club blaugrana, que jamás llegaron a ser presentados oficialmente y que costaron 15 y 16 millones de euros respectivamente y que constituyeron uno de los fiascos más grandes de las incorporaciones recientes en el Barça. Ambos llegaron mediante la empresa brasleña Traffic, ahora desmantelada.

La empresa Traffic era dirigida por André Cury y Federico Penna. A ellos hay que otorgarles el éxito de colocarle al Barça dos jugadores a cambio de 31 millones y que nunca debutaron. Merecen un monumento en la sede de los agentes FIFA. Pero el monumento debe de doblar su altura desde el momento en el que el mismo Cury (el de Keirrison y Henrique) vuelve a trabajar con el Barça como pieza indispensable en el engranaje para llevar a Neymar al Barcelona.

Ahora se decubre que Cury es un hombre de confianza de Rosell, cosa que cuando se fichó a Keirrison y Henrique pasó desapercibida.